sábado, julio 21, 2007

Meme u ocho fragmentos de Hiena

No sé si cojo realmente el concepto de lo que es un Meme, pero voy a hacer como los monos y a proceder por imitación. Allá vamos.

1) Mis sospechas se confirman cada año que pasa: soy un adicto a todo tipo de narración, sea escrita, gráfica, animada, etc. Tengo una buena memoria para ese tipo de cosas y mi mente siempre anda llena de historias reales y ficticías, habidas y por haber, y no son pocos los que dicen que sería un buen cuentacuentos. Si alguna vez te encuentras conmigo en un callejón oscuro, lo más probable es que acabe contándote alguna historia (si estoy borracho, existe un 75% de posibilidades de que pertenezca a la épica escandinava).

2) Quizá sea un efecto secundario de lo anterior, quizá un trauma de la infancia o quizá residuo de mi afinidad a las artes marciales, pero no soporto las situaciones injustas. Una lucha desigual, una regla sin sentido, la burocracia laberíntica gratuita, los mangoneos y amiguismos sociales que hacen que gente inepta ocupe puestos que otros más preparados codician, etc. Enfrentarme directamente a una situación así es una de las pocas cosas que pueden hacerme perder los papeles (aunque una lucha desigual tiene su encanto si estás en el lado débil. Moloon labé!),

3) Me fascina buscar el origen y el verdadero sentido de las cosas, desde el momento en que a algún pirado se le ocurrió empezar a practicar lo que hoy en día es surf al significado de la palabra "amigo". Me dí cuenta bastante pronto de que mucha gente no entiende realmente el significado de muchas palabras importantes, así que decidí buscar mi propia definición de cada una. Sigo en ello.

4) Aunque suene mal decirlo, me encanta mi cuerpo. No porque sea más o menos bonito, ya que podría estar bastante mejor, sino por las satisfacciones que me da. Malpensados. Me refiero al placer que representa tener un cuerpo sano, sensible, con el que me llevo bastante bien y al que he cogido bastante cariño con los años. Al fin y al cabo, pasamos mucho tiempo juntos. Tiene sus coñas y a veces interfiere con mi raciocinio, pero en el fondo es majo y pienso seguir cuidándolo y disfrutándolo hasta que decidamos separarnos.

5) Soy un tipo encantador, es cosa de familia, pero puedo ser el ser más desagradable y cabrón del planeta si me enfrento a mi odiado archienemigo: la estupidez humana.

6) Tengo rituales para TODOS los actos de mi vida cotidiana. Soy Virgo, ¿qué esperabas?

7) Siento un placer perverso sacando a relucir los puntos flacos de la gente y haciendo que se enfrenten a ellos. Del mismo modo, me resulta delicioso llevar a la gente al límite de sus convicciones. No soporto las ideas fijas, firmes y bien asentadas, me producen urticaria mental.

8) Hay una cosa que me encanta de mí mismo, casualmente la misma que me saca de quicio. No muy en el fondo, soy un orgulloso: acepto mal las críticas la mayor parte de las veces, no soporto que me humillen o me infravaloren, y a veces parezco un tanto altivo y frío con algunas personas. Pero ese orgullo me levanta siempre que estoy a punto de tocar fondo, y sé que no permitirá que caiga por fuertes que sean los golpes. Y lo que es mejor, no me dejará ver a alguien perder su dignidad sin darle dos hostias para que espabile (N del T: no tomar en sentido literal, cachocabestro).

3 comentarios:

"Clara en su mundo" dijo...

jejeje... Así me gusta "desnudándote" ante el público !!

besos

Clara

3ster dijo...

Bueno Coatlicue, me alegra que te pases por mi blog, ya que así he podido descubrir también tu trabajo!
Me gustan en primer lugar esos juegos de palabras que te marcas con las Hienas :) Y, por supuesto, ese aire a roll y a magia que se respira en tus ilustraciones, que siempre me ha atraído y me parece tan difícil de conseguir...

En una palabra, Genial.

Te visitaré :) , saludines!!

Rosa Marrero dijo...

me gusta lo que dices de tu relación con tu cuerpo, al fin y al cabo nuestro cuerpo somos nosotros, a qué hablar de él como si fuera otra cosa ?